NÚMERO DE VISITAS

ADQUIERE AQUÍ MI LIBRO

RECONOCIMIENTO

MIEMBRO DE LA RMC

MIEMBRO CAINEM

CONFERENCIANTE EN

Image and video hosting by TinyPic

"Dar ejemplo no es la principal manera de influir en los demás; es la única manera" Albert Einstein.


Me decidí a crear este ciclo de conferencias, porque veo que los niños y jóvenes, estamos tan absorbidos por las nuevas tecnologías, y por la televisión basura, que se está perdiendo el concepto de lo que hasta ahora los adultos han considerado normal, y que en realidad no se debería perder, porque el tiempo que perdamos ahora en cosas banales y sin fundamento, nos va a ser muy difícil recuperarlo en el futuro.


Después de mucho trabajo, he conseguido darle forma para que resultara interesante, tanto a personas de mi generación; adolescentes y jóvenes, pero también a aquellos que luchan diariamente con nosotros, como son nuestros padres y profesores. Y por supuesto, a aquellos responsables políticos que tienen el deber de difundir y apoyar las ideas constructivas y beneficiosas para la comunidad.


A través de mi experiencia, quiero demostrarles, que si quieres algo se puede conseguir, eso sí; con esfuerzo, sacrificio, trabajo, disciplina y mucha paciencia.


Leer más…



Licencia de Creative Commons Tu éxito está en tu esfuerzo ©2016. Creado por Álvaro Cabo Ciudad®. Todos los derechos reservados. Idea original registrada en la Propiedad Intelectual bajo las licencias de: Safe Creative ID: 1507074578590 y Digital Media Right ID: AAA-1174-02-AAA.074851



martes, 4 de abril de 2017

Aburrir o fascinar

«Ser maestro es tener la vocación de vivir con pasión la ciencia y el arte, de esculpir el cuerpo, la mente y el espíritu de los seres humanos, para que sean un todo armónico, hermoso, consciente y bueno, insuflando en sus corazones la inspiración de crecer hacia la luz y hacia el amor ». 
Rotner A. Leal R 

ABURRIMIENTO O FASCINACIÓN, THAT`S THE QUESTION
 
Otro de los muchos objetivos de la educación sería convertir el aula en un teatro, para poder rescatar la ilusión de sus actores, en este caso los alumnos y profesores, y el placer por ir al colegio, estimulando nuestra imaginación y el pensamiento crítico para convertirnos en productores de ideas y no en meros repetidores. Entendemos por fascinante una atracción irresistible por algo; pues eso es lo que deberíamos sentir cada vez que entráramos en el aula. Lo repetitivo y monótono nunca lo será; lo creativo, motivador, atractivo, interesante e innovador, sí. Estoy seguro de que a muchos docentes les gustaría que el sistema educativo fuera fascinante y estarían dispuestos a formarse para que así fuera.

 
La escuela de hoy no forma pensadores, sino repetidores de ideas, así pues la mayoría de los alumnos no se molestan en innovar ni en plantearse el porqué de las cosas; se conforman con lo que les cuentan. Nos sueltan la lección, escuchamos, lo engullimos, lo estudiamos y lo soltamos. Pocas veces nos dejan opción a la duda, al porqué, al cómo puede ser que... es más, muchas veces quieres profundizar sobre un tema y no te dejan.
Se debería dedicar un día la semana a dejar apartados los libros en la cajonera para hablar sobre nuestras inquietudes, de nuestros proyectos, de lo que hacemos fuera del colegio, de nuestros viajes, de las experiencias con los de nuestra edad, con nuestros padres, de las anécdotas del profesor... de lo que hacemos en las clases particulares, de las aficiones de cada uno, del porqué nos gusta tal cosa o tal otra, y con todo eso conseguiremos matar dos pájaros de un tiro: uno, salir de la monotonía, y otro, que algunos compañeros que no tengan inquietudes u objetivos empiecen a tenerlos viendo a los demás.

Los maestros fascinantes educan para la vida, sembrando respeto, humildad, humanidad, objetividad, sin enfrentar ni comparar. Los alumnos debemos ser guiados para ser líderes de nosotros mismos, autores de nuestra historia.



 CARTA DE UN ALUMNO A SU PROFESOR
(Ángela Marulanda)

Enséñame cómo aprender y no qué aprender, enséñame a pensar y no tan solo lo que debo pensar. Así desarrollaré mi inteligencia y no solo mi memoria.
 
No me regañes delante de mis compañeros. Me haces sentir humillado y temeroso de ser rechazado por ellos, aceptaré mejor tus correcciones, si me las haces calmadamente y en privado. Señálame mis cualidades y reconoce mis habilidades. La confianza que así desarrollo en mis capacidades me anima a esforzarme y me hace sentir valioso y adecuado.

No me insultes con palabras, ni con gestos despectivos. Me haces sentir menospreciado y sin ánimo para corregir mis faltas y debilidades.

Ten en cuenta mi esfuerzo y mi progreso, no sólo el resultado final. A veces con poco esfuerzo logro mucho... pero es más meritorio cuando pongo todo mi empeño, aunque logre poco. Nota lo que hago bien y no solo lo que hago mal. Cuando subrayas mis éxitos y no mis fracasos, me siento motivado a seguir mejorando.

Cuando me corrijas o disciplines, házlo sin maltratarme física o emocionalmente. Si atacas mi persona o mi personalidad, deterioras mi autoestima y no mejoras mi disciplina.

Confía en mi y demuéstrame tu confianza. Cuando me repites la misma cosa una y otra vez, me doy cuenta de tu desconfianza y esto me precipita a fracasar.

Trátame con cariño, cortesía y respeto. En esta forma te admiraré y, por lo tanto, desarrollaré un profundo respeto por ti.

No me amenaces, pero si lo haces, cúmplelo. Si no cumples lo prometido, aprenderé que, haga lo que haga, siempre puedo salir eximido.

No me ruegues ni me implores que me porte bien. Te obedeceré cuando me lo exijas sin firmeza y hostilidad.

Procura hacer clases amenas e interesantes, en las que yo pueda participar. Me aburro cuando todo es rutina, sólo tú hablas y yo ya nada puedo aportar.

Cuando te haga preguntas, no me digas "eso ya lo expliqué". A veces tus explicaciones no son claras o suficientes para mí, si pregunto es porque quiero aprender y entender.

No tengas preferencias. Cuando alabas a unos e ignoras a otros, deterioras nuestras relaciones y haces de mis compañeros mis enemigos.

Cuando me criticas para corregirme, me defiendo y no acepto mis defectos. Sólo si acepto mis fallos, podré tratar de corregirlos. Ten en cuenta que aprendo más de quien no me desprecia.
No aceptes mis excusas ni mis ruegos para que me perdones el incumplimiento de mis tareas. Si asumo las consecuencias de mis fallas aprendo a responsabilizarme por mis deberes.

Escucha lo que te digo con atención e interés.
Si me ignoras o me callas cuando trato de expresarme, entiendo que mis ideas son tontas y concluyo que mi inteligencia es poca.

No me compares con mis compañeros ni con mis hermanos en años anteriores. Recuerda que no soy igual a nadie, y que aunque no tengo las mismas cualidades, también tengo grandes virtudes.

Trata de conocerme y de apreciarme como persona. Sabiendo mis habilidades particulares podrás ofrecerme oportunidades para triunfar. Además, al sentirme capaz e importante para ti, crecerá el concepto que forme sobre mí.

No me tengas miedo ni temas sea firme conmigo. Es importante hacer respetar tu derecho a enseñar y el de mis compañeros a aprender.

Ayúdame a desarrollar mis cualidades y no simplemente mis capacidades. Ten en cuenta que antes que un buen estudiante, debo ser un buen ser humano.



¡HASTA LA PRÓXIMA!

También me podéis seguir en mis columnas
de okdiario,  lavozdeltajo.comteleprensa.com y en La Razón
                Además podéis enteraros de todas mis entrevistas y reportajes en                   Facebook, Twitter, Instagram Youtube.
 https://www.amazon.es/Ser-inteligente-delito-Pigmali%C3%B3n-narrativa/dp/8415916698

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te recuerdo que está activada la MODERACIÓN de comentarios, única manera de filtrar spam y trolls, así que es posible que tu comentario no sea publicado de forma inmediata y tengas que ESPERAR UN POCO PARA VERLO. Gracias por tu paciencia!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...